Vicepresidente del PRD afirma el cambio político es una necesidad nacional

Victor Cespedes

Considera el PRD no debió apoyar al candidato del gobierno, ve JCE parcializada y cita cambios positivos en la justicia.

El vicepresidente del Partido Revolucionario Dominicano, PRD, licenciado Víctor Céspedes Martínez, afirmó que el cambio político en las próximas elecciones es una “necesidad nacional” para ceñirnos al cumplimiento de las leyes y la Constitución del gobierno y del país, con un presidente apegado a la fortaleza de la institucionalidad nacional.

Al participar como invitado al programa “Periodismo y Sociedad” que producen Andrés Matos y Gregory Caminares, por el canal 6, Céspedes, ex procurador general de la República, expresó que la situación política está sometida por el gobierno dominicano a una “turbulencia incierta”, debido a la falta de institucionalidad en la cual se desenvuelve la administración pública, traspasando su efecto negativo a la democracia nacional.

“Esa falta de institucionalidad ha sido transmitida de una manera u otra a los instrumentos que mantienen la democracia o el sistema democrático de una nación como lo son los partidos.

Dijo que cuando estos (los partidos) institucionalmente, se tornan débiles, afectan el equilibrio social, citando como muestra de ello, la situación del Partido Revolucionario Dominicano, PRD, razón por la cual, aquí no hay ninguna organización política que proteste por los derechos de los ciudadanos y frente al desorden administrativo del gobierno.

Manifestó que el gobierno, luego de la división del partido de la Liberación Dominicana, PLD, plantea una situación de desequilibrio social, en virtud de la falta de institucionalidad, lo que no le conviene a la sociedad, porque lleva a la nación a una “turbulencia política” sin rumbo cierto ni de lo que pueda pasar.

“Esa turbulencia la estimula el gobierno, cuando, de manera ilegal e inconstitucional, aposenta en el Palacio Nacional al comando de campaña del candidato oficialista, cuando los jefes de campaña son los principales funcionarios gubernamentales, creando el desequilibrio en la contienda electoral” dijo

Resaltó que la Constitucional establece la igualdad de condiciones en las contiendas electorales y de otras índoles y, de no existir esta, entonces prima la injusticia, ya que el gobierno no puede aplastar, como está pasando, a las demás organizaciones participantes, volcando los recursos y el poder en beneficio de los otros contendores.

Afirmó que la salida a esta grave situación se resuelve con la adhesión del presidente de la Republica a las leyes y a la Constitución, ya que es el funcionario más llamado a dar luz en el apego a la institucionalidad y al cumplimiento de las leyes.

Ve la JCE está parcializada.

En cuanto a la Junta Central Electoral, considera que la misma esta inclinada a favor del partido de gobierno, ya que da indicios “firmes, claros, evidentes y concordantes”, con su comportamiento, en violación a sus responsabilidades establecidas en las leyes y reglamentos que amparan su papel en la organización de unas elecciones.

Dijo que los más palpables indicios de parcialidad hacia el gobierno los presentó la JCE en el pasado proceso de Primarias, cuando tomó decisiones en beneficio del candidato gubernamental, afectando a otros aspirantes; así como las dudosas decisiones sobre la contratación de las empresas para auditar los procesos electorales.

Advirtió que las elecciones nuestras están siendo observadas por la comunidad internacional, lo que debe llamar a la prudencia, tanto al gobierno como a la JCE, para evitar una situación difícil en cuanto a los resultados electorales, los cuales predice, serán adversos al gobierno y su candidato.

Considera que el PRD no debió apoyar al candidato del gobierno

Dijo que el PLD va a fracasar en estas elecciones, por lo que considera que su partido, el PRD no debió apoyar al candidato del gobierno, ya que cosechará los mismos resultados de rechazo que este en las elecciones de mayo venidero.

Expresó que el partido blanco debió esperar más tiempo y tratar de apoyar al candidato natural de la oposición que es Luis Abinader y al Partido Revolucionario Moderno, PRM, por cuyos orígenes, debió ser su aliado natural.

Aseguró que el PLD puede invertir todos los recursos del Estado y de los aliados y perderá las elecciones, al tiempo que afirma que lo mejor que le pueda pasar al país es la victoria de Luis Abinader y el PRM, quienes tienen en este momento una amplia ventaja en las simpatías para encabezar un gobierno de “unidad nacional” apegado a la Constitución.

Consideró que el futuro del PRD es lamentable, ya que no cree que llegue a un 10 por ciento, lo que requiere que sus autoridades deben emplearse a un trabajo en favor del país para ganarse la estima del pueblo.

Dijo que los partidos están urgidos en empoderarse de las leyes y de al Constitución para mejorar su imagen como instituciones públicas y luchadores por la igualdad en las contiendas electorales.

Condenó que no sean apresados y castigados como establecen las leyes, quienes venden y compran cédulas en los procesos electorales.

Valora la justicia y pide actuación independiente del procurador.

Expresó que el sistema justicia en el país ha experimentado cambios positivos que deben ser valorados, tales como la creación de la escuela de Magistratura, la escuela del ministerio público, locales nuevos en el sistema de justicia, como el de la procuraduría, la escuela del sistema penitenciario, creados por el mandato de Hipólito Mejía.

Dijo que las lagunas que resaltan son por los incumplimientos de las leyes y los tratados internacionales por parte del presidente Danilo Medina, que ha sido el mandatario que más ha influido en los casos de corrupción, citando como ejemplo, el caso Odebrecth, el cual no ha avanzado como en otros países, por la turbulencia política del gobierno sobre el mismo.

Afirmó que ese caso es político, ya que tiene a dirigentes connotados de diversos partidos, marcado por un manejo político del gobierno, incluyendo y excluyendo imputados por conveniencia política, a través del procurador, debido a que la misma cometió sus acciones delictivas con oficinas en el Palacio Presidencial, dirigida por Joao Santana.