Tormenta va rumbo a las aguas abiertas y frías del Atlántico Norte

TORMENTA

La tormenta Ernesto se transformó esta tarde en una tormenta tropical en su ruta hacia el noreste, rumbo a las aguas abiertas y frías del Atlántico Norte, según informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU.

El sistema, que desde su formación presentó características de tormenta subtropical y no representa riegos para zonas pobladas, se transformará en las próximas 24 horas en un ciclón postropical, aun cuando es posible se fortalezca en ese periodo.

Ernesto se encuentra a 645 millas (1035 kilómetros) al estesureste de Cabo de Race, en Terranova (Canadá), y se desplaza rápidamente hacia el noreste con una velocidad de traslación de 18 millas por hora (30 km/h), informó el CNH en su boletín más reciente.

Ernesto arrastra vientos máximos sostenidos de 45 millas por hora (75 km/h) y se espera que el sábado se fusione con un sistema frontal cerca de Irlanda y el Reino Unido.

Una tormenta subtropical es un híbrido entre las tormentas de núcleo frío (invierno) y las de núcleo caliente (verano).

Los meteorólogos estadounidenses pronosticaron el pasado 9 de agosto una temporada de huracanes en el Atlántico un 60 % por debajo de lo normal, frente al -25 % previsto en mayo pasado, con la formación de entre 4 y 7 huracanes y de 9 a 13 tormentas tropicales.

El nuevo pronóstico revisado de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA) de EE.UU. prevé cinco huracanes en la cuenca del Atlántico (antes eran siete) y solo uno de ellos de las categorías más destructivas (antes eran tres). Además, ese huracán duraría sólo 2 días, en lugar de 7, como se había pronosticado.

En la actual temporada de huracanes en el Atlántico se han formado cuatro tormentas tropicales, de las cuales Beryl y Chris se convirtieron en huracanes de categoría 1 y 2, respectivamente.

La razón de este pronóstico a la baja, explicó en el informe Philip J. Klotzbach, investigador en jefe del proyecto, es que las aguas del Atlántico tropical están “más frías de lo normal” y a la vez existe un “relativamente alto potencial” de que se desarrolle un fenómeno de El Niño débil en los próximos meses.