Cuando la alegría de los niños se tornó en luto

Roberto Valentín

Por Roberto (El Vale) Valentín.

“Sólo Dios tuvo que ser el artífice de la dulce sonrisa de un niño”. No recuerdo exactamente quién pronunció la célebre frase. Lo que sí recuerdo a plenitud es que el 7 de agosto de 1984 la sonrisa de muchos niños se desdibujó de sus labios. Justo hasta varios sábados siguientes la televisión dominicana estuvo de luto.

Y con mayor propiedad la televisión infantil. Había muerto uno de sus pioneros, uno de los mejores productores y conductores de todos los tiempos de programas para los más jóvenes en República Dominicana: Héctor Montás.

Este 7 de agosto se cumple el 33 aniversario de la desaparición física de Montás, quien produjo en los años 70 el exitoso espacio “Rahintel Infantil”, por el canal 7, con su magnífico reinado infantil, donde desfilaron niñas preciosas que hicieron gala de sus bellezas y talentos.

Posteriormente, continuando con muy buenos ratings, el publicista y locutor Héctor Montás produjo la revista infantil “Gigante Familiar”, con variados y entretenidos segmentos, por la televisora Color Visión, desde principios de los 80.

En dicha revista ofrecía desfiles de modas, divertidos concursos, cápsulas educativas, presentaciones artísticas de grupos juveniles y otros, así como la sección informativa “Relámpago Infantil”, con jovencitos locutores, entre éstos Juan Guerrero López, Germán Liranzo y quien suscribe.

Tras el fallecimiento de Héctor Montás, uno de sus siete hijos, José Luis Montás, continuó con el programa en Color Visión, el cual mudó luego a Telesistema canal 11 y permaneció  varios años. También otro de sus vástagos, Héctor Luis Montás, ha estado inmerso en el mundo de la televisión y el espectáculo.

Se me ocurre que uno o más de los animadores o ex- animadores de televisión para niños, niñas y adolescentes, verbigracia Paula Disla (María Moñito), Alambrito, Robert Luis, o alguna personalidad como Chiqui Haddad, Frederick Martínez (El Pachá), Isabel Aracena (Isha), Ángel Puello, Hugo Chávez, Jatna Tavárez, Iván Ruiz, Mariasela Álvarez, Geisha Rivas, Juan José Azcona, Ericko Zapata, Edilenia Tactuk, René Brea u otro productor especializado, o, por qué no, nuestros colegas del Círculo de Locutores Dominicanos, o de Acroarte, en la premiación El Soberano, deberían rendirle un merecido homenaje al desaparecido Héctor Montás, como uno de los pioneros de los programas infantiles con temática familiar.

Sin dudas, para su época éste transformó la oferta televisiva que había en el país, y como afirma su hijo José Luis, “con la alegría que lo caracterizaba logró calar en el gusto de la gente”.

Lo cierto es que el fenecido productor y conductor dejó un legado en la televisión infantil difícil de superar. En lo personal tuvo una trayectoria intachable. En su trabajo profesional no sólo mostró talento, disciplina y capacidad, sino que descolló con éxito en sus programas.

Recordamos con cariño, gratitud y admiración a don Héctor Montás.